CAOS VIAL

on miércoles, 26 de diciembre de 2007

Estos días en la mañana temprano hemos disfrutado en nuestra ciudad (Chihuahua), de un tráfico cómodo y amable lo cual nos ha permitido (aunque sea por unos días) de levantarnos un poco más tarde y de liberarnos del estrés que nos ocasiona el caos vial de un día hábil en nuestra localidad.

Pienso que dos sucesos han marcado el problema de vialidad que tenemos en Chihuahua: La entrada desmedida y sin control de los automóviles chocolates y la mala planeación de crecimiento urbano de los últimos años, en los dos casos están involucradas nuestras gloriosas autoridades en uno permitiendo lo ilegal con el fin de ganar votos y en el otro favoreciendo a unos cuantos en el ramo inmobiliario.
Vamos al primer caso, con el fin de ganar adeptos y simpatía electoral se crea una mafia de corruptelas y poder económico que representa el comercio de autos chuecos que si bien, como sentido social y tomando en cuenta que existen familias que jamás tendrían acceso a un auto nacional, esta bien, pero el objetivo se perdió y se convirtió en un abuso que nos ha generado incomodidad e inseguridad. Los autos chuecos circulan impunes a lo que pueda suceder, líbrenos Dios de que uno de estos nos choque ó peor aún nos atropelle en lo cual la probabilidad es alta ya que regularmente son conducidos por menores de edad ó personas que de manera irresponsable se atienen a que nada les pasará si violan la Ley.
En el segundo caso el crecimiento de la ciudad ha sido direccionado hacia los intereses de un grupo de inmobiliarias relacionadas con gente de gobiernos anteriores , los cuales han apostado a las fortunas que se generan alrededor de las propiedades situadas a lo largo del Periferico de la Juventud, es curioso que no hace más de diez años estos lugares eran ejidos y fueron comprados por un puñado de oportunistas a precios ridículos y ahora sea la zona de mayor valor y plusvalía de toda la ciudad, esto no sería un problema si se hubiera atendido de igual manera otras zonas de la ciudad con esa infraestructura que se presume de ser el freeway de la ciudad.
Aún siendo una ciudad de casi un millón de habitantes y situada entre las poblaciones que más impuestos generan es increible que no contemos con un Periférico que permita al tráfico foráneo no tener que cruzar por la ciudad, que las calles principales que cruzan Chihuahua sean cuando mucho de tres carriles y de que en cada cochera de las casas existan tres carros y por lo menos dos de ellos chuecos.
A esto añadanle nuestra falta de cultura vial y la corrupción imperante en la autoridad de tránsito y tendremos un bonito panorama de lo que es el tráfico en la ciudad de Chihuahua.