JUVENTUD

on martes, 19 de febrero de 2008


Como estos días han estado tan intensos y en las últimas entradas me la he pasado hablando o mejor dicho criticando a nuestras benditas autoridades, gobiernos, etc.. hoy quisiera hablar de algo meramente ligero e intrascendente pero que me llama mucho la atención. Y es lo siguiente, cuando llevo a mis niños a su escuela con lo complicado del tráfico de esta ciudad y por las calles tan complicadas que manejo con destino a su escuela y aunado a eso la prisa que siempre tengo, he observado un hecho muy extraño, a unas cuadras del kinder de mi hijo menor, esta un Colegio de Bachilleres asi que siempre me encuentro a estudiantes que se dirigen a este colegio, y de verdad, pero de verdad les digo, no se que le pasa a esta juventud de hoy en día, si vieran cuando me toca hacer alto en alguna de las calles y al momento ellos cruzan dicha calle, ó en un cruce peatonal ellos lo cruzan, nooooo les quiero contar como caminan estos estudiantes, con que paciencia se trasladan, parece que le piden permiso a un pie para mover al otro, literalmente les corre atole por las venas, y me hacen pensar : asi era yo?, Y me pregunto ya estará cansada esta juventud de imaginarse hacer algo que jamás han hecho, imaginenselo cuando sean grandes y tengan que enfrentarse a un mercado laboral tan competido en la que la constante es ganar o morir en un mundo globalizado que exige preparación, astucia y sobretodo RAPIDEZ.

Ahh pero no les quiero contar si uno de estos jovencitos conduce un carro, pasa exactamente lo contrario que cuando se les ve caminando, como que quieren volar, y la calle les parece pequeña, y dejenme aclarar que es igual tanto niños como niñas caminan super lento y conducen super rápido. Y me pregunto serán ellos o seré yo?, no lo se, tal vez ya me esta pegando la edad?


TODOS QUEREMOS LLEGAR A VIEJOS PERO NADIE QUIERE SERLO.

6 comentarios:

Manolomachin dijo...

Pues, en lo personal, yo todavía estoy muy joven, y no camino como los huevas de los Cobachs. Yo también tengo que pasar, camino a la casa, por una calle por donde cruzan estos especímenes, y, no obstante haber semáforo, se cruzan aunque para ellos esté en rojo, y bien despacito. Nada mas que aqui la gente es bien méndiga, y no le baja la velocidad al carro, sino que hace maniobras para esquivarlos y meterles un buen susto. Pero qué quieres, asi es esta juventud que no se aguanta...
A mi se me hace que no han de tener tele, asi que no tienen prisa por llegar a su casa a ver el episodio de las 7...

Anónimo dijo...

lo, que pasa es que son así porque de chiquitos se la pasaban viendo tele, como yo.
luis rubfar

Anónimo dijo...

LUIS E. RUBFIAR DICE:
HECTOR MI APELLIDO ES RUBFIAR Y NO RUBFAR COMO LO ESCRIBISTE EN EL COMENTARIO ANONIMO.
QUE TENGAN BUEN DIA !!!!

JAJAJAJA

Hector dijo...

Yo pienso, que somos nosotros ya que siempre como dices tu, tenemos prisa y cuando nos encontramos con una tortuga manejando adelante de nosotros nos desesperamos, o cuando alguien camina y nosotros lo esperamos casi casi le gritamos que se apure, pero asi es esta vida moderna, y yo también como Manuel todavia me siento jove aunque tenga ya 41 años( la edad del peligro). Saludos a todos.

PD. LUISIN: porque deduces que soy yo, como saber que no fuiste tu mismo para inculpar a los inocentes, ó Manuel que es quien mas te da carrilla con la tele, o quiza hasta la contadora que es la que te conoce.

Irasema dijo...

Hector: Nadie se equivoca al escribir su propio nombre, Manuel no creo, y yo esoy segura que yo no lo escribí, asi que....
Dices que tu igual que Manuel todavía te sientes joven, pero lo que no sabes es que Manuel tiene 63. Saludos.

manolomachin dijo...

Otra vez Hector y Luis con sus pleitos, estos jovenes no se componen que barbaridad!!.
Hector, Luis deduce que no fui yo, porque muy al principio que empezo este blog, en una ocasion hice un comentario de algo de Luis, y escribi mal su apellido (puse Rubifar), entonces Luis me corrigio de una manera muy energica, asi que ya no me quedaron ganas de equivocarme en su tan singular apellido. Ya bastante tiene con no tener tele, como para que todavia le cambiemos el apellido...